jueves, 26 de febrero de 2009

La elegancia del erizo - Muriel Barbery


Desde el principio, la portada de la "La elegancia del erizo", con esa niña de gafas grandes, fondo rosa y la torre Eiffel, llamó mi atención. Me parecía original y el título "La elegancia del erizo"... ambos elementos juntos daban qué pensar. Sin embargo, varias críticas y comentarios sobre lo denso que llegaba a ser minaban las ganas que tenía de leerlo. Sin embargo mi cuñada me lo puso en bandeja y no rechacé la oferta, sentía que tenía que darle una oportunidad.

"La elegancia del erizo" trata sobre las apariencias ¿somos lo que los demás ven a simple vista? ¿se puede ser feliz mostrando lo que no se es? ¿somos capaces de mirar a nuestro alrededor y descubrir a los demás? Todos estos interrogantes se te plantean al leer el libro de Muriel Barbery.

Renée y Paloma viven un edificio acomodado en una de las calles más importantes de París. Renée es la portera, Paloma, hija de un político francés. Su clase social las ubica en dos planos distintos, sin embargo están más cerca de los que imaginan, digamos que podrían ser complementarias y de esto hace que se den cuenta Kakuro Ozu, un nuevo vecino del edificio.

Renée es el prototipo de portera, o más bien, pone todo su empeño en serlo. Para los habitantes del edificio es una mujer pobre, inculta y boba, ni mucho imaginan lo que ocurre detrás de las paredes de la portería. Renée es una mujer hecha a sí misma, una mujer a la que le gusta leer y disfrutar de una buena película, sin embargo le aterroriza que alguien pueda descubrir sus aficiones, prefiere que la sigan considernado idiota a mostrar su verdadera personalidad.

Paloma es una niña superdotada, aparentemente lo tiene todo, sin embargo ella no cree tener ninguna razón para seguir viviendo, más bien, piensa que lo mejor que puede hacer es suicidarse. A través de sus ojos vemos la hipocresia de la alta sociedad parisina y como Renée, también ella prefiere ocultar su capacidad intelectual, aunque sin llegar al punto de la portera.

Será Kakuro quien se de cuenta de la verdadera personalidad de estas dos mujeres, tan solo fijándose en los pequeños detalles. Será él quien las ponga en contacto y les apoye en su nueva amistad.

A través de los diarios de las protagonistas encontramos reflexiones sobre las relaciones humanas y es ahí donde el tema se pone denso... Muriel Barbery hace honor a su condición de filósofa con pasajes rebuscados en los que se aprecian todos los temas ya mencionados.

En mi opinión el libro se puede leer de dos formas: poquito a poco, sentada en el sofá con un café para ir desgranado lentamente las reflexiones filósoficas de la autora o de una forma ligera, sin asimilar muchos párrafos y perdiéndote algún detalle, pero vale la pena porque aprecias la perfección la personalidad y la reacilión que va surgiendo entre Renée y Paloma.




Digg Digg Del.icio.us

AddThis Social Bookmark Button

1 comentario:

Lna dijo...

Estoy contigo Marin, muy bueno ese libro.
Me encantó, es más, estoy deseando que Muriel saque un nuevo libro.
Para mi, lo mejor del libro, la reflexiones filosóficas desde el punto de vista de la niña, de un modo sarcástico cargado de humor e inteligencia, de la sociedad parisina.